Érase una vez un pueblo llamado MIJAS

Opdateret: 14. maj


Érase una vez en la bonita y blanca costa del sol un pueblo llamado Mijas. Este hermoso lugar era tan grande que se distribuya entre la montaña Mijas Pueblo y el mar: La Cala de Mijas, sin olvidar su gran epicentro: Las Lagunas de Mijas y los demás barrios y diseminados.


Sus ciudadanos antes eran solo españoles, andaluces, pero con el paso del tiempo acudieron muchos pero muchos extranjeros de todas las partes del mundo. Así que este pequeño municipio de la provincia de Málaga, se transformó en un gran centro urbano.


Pero no todo el cuento es bueno porque en este Reino sus gobernantes eran personas con muy pocas preparación. Estaban acostumbrados a ir en Burros y no eran personas de mundo, tampoco le gustaba formarse ni estudiar mucho así que las cosas fueron empeorando... Cada vez se administraba peor el Pueblo y los problemas se sumaban...


Más dinero entraba y peor se empleaba..


Sus ciudadanos desesperados usaban redes sociales y asociaciones para dar voz a todos los problemas que sufrían pero nada de nada ... Los gobernantes seguían sus pasos a oído sordo y vista ciega ...



Muchos ciudadanos Mijeños viendo tanta ineptitud decidieron no votar más ... Por ello el pueblo fue eligiendo sus representantes de mal en peor porque los partidos políticos que eran los que elegían sus representantes lo hacían mal y mal y más mal que ya no había ni existía opción alguna de encontrar una alternativa (y no me refiero a la Mijeña).


Las cosas empeoraron mucho: las calles seguían rotas con agujeros, mucha suciedad y calles oscuras sin luz. La delincuencia azotaba Mijas... Gente durmiendo gaseada, coches rotos y robados y todo eso no fue solo la causa de tanta tragedia urbana sino que a aquello se sumaba la incertidumbre para poder asegurar un futuro a los más jóvenes.